Close

31/08/2020

La Universidad Nacional del Táchira recibe una mano amiga de egresados y estudiantes

Reconocida por sus amplios espacios naturales que incluyen un jardín botánico, la Universidad Experimental del Táchira empezó a perder resplandor durante la pandemia. Un grupo de egresados se preguntó qué podía hacer y así nació “Una mano amiga para la Unet”

Sin estudiantes, profesores, personal administrativo, ni obrero, estos recintos se convirtieron, luego de decreto de emergencia que ordenó una cuarentena obligatoria a partir del 16 de marzo, en espacios abandonados y como consecuencia, la infraestructura se deterioró. La Universidad Experimental del Táchira (Unet), no escapó a esa realidad.

Atendiendo a la necesidad de recuperar lo perdido, nace un proyecto de manos de la fundación de egresados de la Unet, que en su primera etapa congregó a 100 personas. Lo que permitió la recuperación hasta de un 80% del área ornamental y pintura de la principal casa de estudios superiores tachirense.

“Iniciamos a mediados del mes de agosto con el ornato y pintura. Tratamos de dar una mano amiga a la universidad porque entendemos que con el presupuesto paupérrimo que posee es imposible financiarse”, precisó Manuel Altuve representante de los egresados al consejo universitario de la Universidad Experimental del Táchira.

La suma de un mayor número de profesionales egresados puede lograr que el proyecto tenga mayores alcances y perdurar en el tiempo, teniendo en cuenta  lo que representa la Unet en el sentir regional.

“La universidad representa algo importante para el Táchira y forma parte de sus querencias. Todos los que han pasado por la UNET, quedan enamorados y es difícil luego estar ajeno a su acontecer”, agregó Altuve.

Suman voluntades

La acción social cuenta con el apoyo de egresados no solo del Táchira, también de distintos estados del país y del exterior.  “Más de 100 egresados nos han apoyado en la compra de insumos y el material que se requiere para realizar la actividad”,  precisó Manuel Altuve.

La Unet es conocida por sus egresados como el liceo más grande del Táchira. Llegó a tener en la década de los años 90, una matrícula de 14.000 estudiantes, la crisis que atraviesa el país ha llevado a muchos a migrar y actualmente la universidad cuenta con una población que no llega a los 3.000 estudiantes. “La Unet es un reflejo de lo que pasa en el país”, explicó.

En el proyecto de recuperación de espacios universitarios también participa un grupo de estudiantes de pregrado a quienes se les da un incentivo económico por el trabajo que hacen cada día con esmero y dedicación porque entregan sus energias a la casa que los está formando.

Sneider Eslava, es estudiante de ingeniería civil de la Unet, forma parte del grupo de jóvenes que se han sumado al rescate de la casa de estudios superiores.

Con ropa de trabajo, sudando bajo un inclemente sol y con herramientas en mano y en compañía de sus compañeros, el universitario indicó que con la acción que ejercen se demuestra el sentido de pertenencia y agradecimiento que sienten hacía el recinto educativo.

“Estamos mejorando la cara de la Unet porque durante este tiempo ha estado abandonada, solo se hace vigilancia, mientras que los servicios generales se han suspendido”, dic Eslava.

Los estudiantes están dispuestos a colaborar, aportar su granito de arena a la universidad que les da mucho.

«La Unet ha abierto sus puertas para formarnos como profesionales. No me voy a quedar haciendo nada en casa sabiendo que aquí puedo ayudar y soy necesario”, agrega el estudiante.

Para Sneider Eslava, la sumatoria de las pequeñas acciones que se han iniciado en la UNET, serán un cúmulo de esfuerzos que van a marcar la diferencia en un futuro muy próximo.

Puertas abiertas

El presidente de la fundación de egresados de la Unet, José Luis Jiménez, anunció que ya se está programando la segunda etapa de recuperación de los espacios universitarios. Es una tarea que irá en escala al resto de la universidad, edificios “B”, “C” de postgrado y biblioteca, aprovechando las llamadas semanas de flexibilización.

Durante la primera etapa se avanzó en el mantenimiento de las áreas del edificio “A” de aulas y edificio administrativo, zonas recuperadas entre un 70% a 80% en la intervención.

Resaltó el presidente de la fundación de egresados el valiosos apoyo de los estudiantes que hacen vida en la UNET y trabajan en el proyecto porque no desean ver menoscabada o cerrada la universidad.

“Las universidades venezolanas tienen que seguir abiertas a pesar de todas las dificultades que se enfrenten y para eso trabajamos los egresados de la UNET”, expresó Jiménez.

Con la pandemia, poco presupuesto y la hiperinflación, ninguna universidad  se ha podido mantener y  de allí nace la idea de la fundación de egresados de aportar trabajo y recursos para el mantenimiento y recuperación de la universidad, destacó Jiménez.

Jiménez exhortó a todos los egresados de la Universidad del Táchira que se encuentran en Venezuela o en el exterior para que se inscriban en la fundación que los agrupa y unir esfuerzos que permitan mantener activa y en mejores condiciones la infraestructura de la casa de estudios superiores.

Para mayor información de cómo sumarse a la iniciativa “Una mano amiga para la Unet”, visitar en la red social Instagram: @fundeunet o en la página www.egresadosunet.org.ve

https://elestimulo.com/universidad-nacional-tachira-ayuda-egresados-estudiantes/